7.9.16

Plegarias





Vista de luciérnagas
en la penumbra 
el horizonte viste de silencio
de mi pecho
se alzan los rezos
una oportunidad
es mi petición continua
vencer la vulnerabilidad
que me circunda 
dar la espalda al pecado
que me aprisiona
Señor qué soy
sino barro en tu regazo
polvo esparcido
que coges y amoldas
entre tus manos
soplo de tu espíritu
que imita tu divinidad
Pieza imperfecta
en la que te places
fijar tus ojos
semilla que busca 
crecer en tierra abonada
por tu amor y gracia
Siguen los murmullos
en mis desvelos
son mis pensamientos
que se elevan en el silencio
a la noche le faltan horas
Dios me sorprende al alba.

©Ruth Martínez Meráz

19.8.16

La otra mujer



Es ella quien domina
mi puño
la otra mujer que se resiste
a ser mi sombra
puja por verse en mi rostro
insiste en ser reflejo
de mis palabras

Aspasia ansía lo que amo
persiste tomar control
de mis pensamientos
rozar con mis manos
tu rostro
acariciar con mis labios
tu torso

Somos la fusión de dos tiempos
dos almas rebeldes en el cosmos
fantasía y realidad
que pugnan su existencia
unidas en un solo cuerpo
deseosas de conquistar
la razón
y tu corazón.


© Ruth Martínez Meráz

4.7.16

Encrucijada...


"Tras mi encierro te contaré

una fábula que no divida tu cuerpo 

y el mío;"

Alberto Dávila Vázquez.



En el soliloquio

de la margarita que perece


se imposta un verso – acelera el corazón –



Dónde la vida florece ahora

-Tras días de arcoiris –

engañoso el júbilo de los pajarillos en su nido



Aridez en derredor de mis collados

-los peces sin brillo en el estanque -

emigran los sentimientos hasta tu cuerpo



Un cosmogónico pensamiento

- Prorrumpe el eco de tu voz –

La margarita fenece.



©Ruth Martínez Meraz ***

17.5.16

Mis obsesiones...



Esta manía de repasar tu nombre cada noche
sin que me alcance el sueño
sin concebir mi voz en tus labios
sin escuchar tus palabras en mi puño.

Esta manía de sentir tu aroma
envolver mi cuerpo
de buscar la tibieza de tu aliento
en mi almohada

Esta manía de mirar una a una
tus fotografías
los momentos robados
que hicieron nuestra historia

Esta manía que tengo de pensarte
conversar contigo
escucharte en esas melodías
que me sorprenden al alba

Esta manía de escribirte
sin que me leas
de reprocharte aunque no me escuches
de amarte aunque ya no estés

Estoy llena de ti
de tus manías que palpan mi existencia
del roce de tus manos
incrustados en mi piel


Estoy llena de desvelos
que mitigan el dolor y las ausencias
en la distancia dibujas mi sonrisa
que se difumina durante el día


Tengo esta manía insistente
de arrojar estas letras
al viento en tu búsqueda
que suplan mi ausencia en ti
que se muten en caricias
sobre tu rostro
que nutran los sueños que nos acercan
que se eleven como oraciones
conjugadas en el cosmos.

Tengo esta manía
de arañar mi seno donde te escondes
de sangrar tu nombre
y resurgir por tu amor.

Soy un conjunto de manías
que te ama irrazonable
soy ese puño de versos
que dibujan la tristeza
en la que me abandono
sin el latido de tu corazón
estrechando mi pecho.


© Ruth Martínez Meráz. ***












11.5.16

Me libero de ti...




Te dejé el cielo abierto
vestido de poesías
anclado a la luz
de unos versos
en noches de otoño

Quise llenar de letras
tu lecho
escribir poemas
sobre tu espalda
arrullarte en mi regazo
susurrarte al oído
sonetos y nocturnos

Envolver tu estancia
delicias de mis noches
de frases púrpuras
sedientas de tu voz
crispando mi cuerpo

Te dejé abierto mi pecho
libre el corazón
cobijo de sentimientos
agolpados por tu miseria

Vacié mi voz de tu nombre
exorcicé tus caricias
de mis entrañas
desfallecido quedó mi corazón.


© Ruth Martínez Meráz ***





9.5.16

Un abrazo...

En la profundidad de un abrazo
se encuentra el refugio perfecto
para un día tormentoso,
se ilumina la vida tras un cielo gris
emergen mariposas
de nuestro interior.


Calidez entre los brazos
de quien te hace fuerte
muralla que acoraza
la vulnerable existencia.


Sosiego donde nace
el candor de dos vueltos uno
soplo de sentimientos
que se conjugan 
florecen las almas.


Momento que detiene el tiempo
un abrazo vuelto eterno
cobijo fraterno del amigo
amparo del hijo desde niño,
preludio de pasión y ternura
de los amantes
siempre vasto en la pérdida
de un ser querido.


En la profundidad de un abrazo
se hallan un cúmulo de sentimientos
se palpan, se mutan
quién no halla descanso en ellos?


© Ruth Martínez Meraz ***

30.3.16

ASEDIO




Rodeas mis pensamientos
acosas mis días tras un cielo gris
eres invierno aferrado a la primavera
que se empeña en nublar mis ojos;
persuades mis sentimientos
asfixias la vida, marchitas su encanto;
si yo fuera la de ayer
vería con desgano el mundo
vestiría el día - mis días- de luna,
amargas me sabrían las horas
pero, sábelo "muerte" que no temo
tu arribo, no me asustan los cirios
ni los crisantemos blancos;
mi tiempo pertenece a quien dio soplo
a mi aliento
a quien forjó mi destino
Aquel por quien existo;
Busco cumplir mi propósito
en la imperfección que me habita
ser herramienta útil
ser un halo de luz en la oscuridad del camino, 
dejar una parte de mí 
en la semilla que produzca un árbol de perennes frutos.

© Ruth Martínez Meráz

16.3.16

Murmullo de libélulas




Lividez en tu rostro
escapan libélulas por tus ojos
brota de tu boca apenas un murmullo
es mi nombre casi muerto
buscando sobrevivir.


© Ruth Martínez Meráz

PUNTOS SUSPENSIVOS...





Se vence mi puño
ante la pluma que niega su silencio
en las páginas de nuestra historia
son los puntos suspensivos
quienes resisten dar marcha atrás.

Es tu voz que retumba
en mi memoria
es nostalgia, furia, pasión,
atrapadas en nuestros labios.

Entre tú y yo
se entrelaza un verso
somos palabras hechas carne
sentimientos anidados
en dos corazones vueltos uno.

Se rinde el tic tac del reloj
avanza sin olvidar nuestras memorias
marca el tiempo deshojando la ausencia
el vacío, la sequedad de los ojos
la aridez que va cubriendo
un libro interminable de leer
donde se rehúsa  - tú y yo -
escribir un final.


© Ruth Martínez Meráz

13.3.16

EL ECO DE TU ADIOS



Entre las piedras
brotan las margaritas
surge una dulce melodía
que secundan los grillos en primavera

Caen del cielo tus pensamientos
llueven tus palabras
humedecen mi piel
hasta empaparme los ojos 

Se anida tu voz
en el canto del cenzontle
replican tus versos
con trazos de adolescencia
el tiempo se estanca en un viejo diario

Entre las piedras
que obstruyen el destino
se esconde un arcoiris
una nube se posa en mis noches
envuelve las estrellas
negritud en mi firmamento

Asedian al reloj las horas
mis desvelos susurran tu nombre
jamás amanece en mi casa
para que no escape el eco de tu adiós.


© Ruth Martínez Meráz





7.3.16

Arraigo...




Su rostro se fue difuminando


en la casa de mis recuerdos

y su voz intentaba permanecer

clavada en mi pensamiento; 

sin embargo, mi puño era determinante,

no le escribiría más.




©Ruth Martínez Meráz